Probióticos

Los probióticos y prebióticos son microorganismos con propiedades beneficiosas para la salud. En los últimos años las píldoras, zumos, lácteos con bacterias añadidas y todo tipo de suplementos de este tipo se han extendido en nuestra sociedad convirtiéndose en elementos habituales en la dieta de un numeroso sector de la población.

Las personas que viven en culturas no occidentalizadas suelen gozar de muy buena salud y sin embargo no tienen acceso a un bote de píldoras cada mañana; la comida, el agua, la suciedad, el contacto humano y otros factores ambientales, son los encargados de proveer los probióticos necesarios para mantenerse sanos.

Pero en nuestro caso, la limpieza que nos rodea no juega en absoluto a nuestro favor. Todo está procesado, desinfectado o esterilizado. Puede que tratar de recrear los beneficios naturales resulte positivo en cierta medida, pero las diferencias cualitativas con los productos naturales son enormes, como es de suponer.

La venta de probióticos y otros suplementos prefabricados genera anualmente miles de millones y se cree que continuará creciendo los próximos años; de hecho, los investigadores de mercado calculan que lo hará un 50% (principalmente en Italia, Rusia, Brasil y EEUU).

Sin embargo esto no significa que la calidad se mantenga en todos los casos. Hay varios aspectos a tener en cuenta a la hora de comprar un suplemento probiótico, además de evitar aquellos que contengan organismos modificados genéticamente, ingredientes artificiales, etc:

– Elige un fabricante que aporte toda la información necesaria sobre el producto.

– Busca productos que mantengan todas sus propiedades hasta la fecha de caducidad. Muchos de los microorganismos no sobreviven al tracto gastrointestinal y por lo tanto, entre más bacterias contenga, el porcentaje de supervivientes será más alto.

– Las cadenas de bacterias poseen distintas tasas de supervivencia y de beneficios. Lo mejor para asegurar resultados óptimos es elegir suplementos que incluyan cadenas de diferentes tipos.

– El ácido estomacal y la bilis matan muchos de los microorganismos; es cierto que algunos probióticos están provistos con un recubrimiento que asegure su resistencia, sin embargo también es cierto que muchos utilizan recubrimientos sintéticos o que los microorganismos que provienen de fuentes naturales no necesitan este tipo de “protección”.

Surge también otra duda: si nuestro cuerpo no les permite sobrevivir, será recomendable que modifiquemos el proceso de forma artificial? Lo cierto es que en la mayoría de los casos resulta más eficaz llevar una dieta sana que rompernos el bolsillo buscando productos con un plus saludable prefabricado.

 

Fuentes:

http://www.nutraingredients.com/Consumer-Trends/US-per-capita-spending-on-probiotic-supplements-expected-to-nearly-double-by-2016?utm_source=copyright&utm_medium=OnSite&utm_campaign=copyright

http://www.naturalnews.com/036642_probiotics_supplements_bacteria.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s